jueves, 24 de enero de 2008

1ª exploración en Sima Honda (23 y 24 septiembre 1972)

En la foto: Federico Ramirez haciendo la seguridad a Loreto Wallace, que sale de la sima después de su primera exploracion.





Con motivo del descubrimiento de Sima Honda dos semanas antes, se organiza esta salida con el fin de intentar su primera penetración. Los participantes éramos los siguientes:

Federico Ramirez Trillo
Antonio Gil algaba
Antonio Morales
Loreto Wallace
Manolo wallace
Jose Luis Acosta
Rafael Gutierrez Ternero
Andrés Hurtado Alba

El dia 23 por la mañana partieron hacia la sierra Federico y Antonio Gil los cuales llevaban el material pesado: 140 metros de escala, 220 metros de cuerda, 2 tiendas de campaña, 1 bote uniplaza, y 1 tanqueta para el agua. Una vez llegaron al Cortijo de los Quejigales, se encontraron con el guarda señor Vicente el cual ya estaba avisado y les esperaba con una mula para llevar todo el material hasta la boca de la sima. Una vez allí instalaron las tiendas de campaña, y mientras esperaban al resto de los componentes, se dedicaron a patear la zona. Descubrieron varias simas a las que bautizaron como Sima Bambi, Torca del Pirata, Torca Dos... y un pequeño boquete al fondo de una dolina al que dieron el nombre de Sima GESM, sin darle mayor importancia.

El segundo grupo que se reunió en el Repetidor, fueron Antonio Morales, Rafael Ternero y Manolo Wallace, los cuales llegaron en dos motos. Este último, los guió hasta la boca de Sima Honda, ya que era el único de ellos que conocía su emplazamiento. Llegaron a las diez de la noche.

Yo iba con el ultimo grupo que lo formaba con José Luis Acosta y Andrés Hurtado Alba. Llegamos de noche al Repetidor. Subimos hacia el Puerto de los Pilones sin ningún problema, pero a partir de allí, y debido a la oscuridad de la noche, me desorienté de tal manera que cerca de las dos de la madrugada, hartos de bajar y subir barrancos, decidimos dormir y esperar al dia siguiente. Nos resguardamos entre unas piedras del frío intenso, pero no conseguimos pegar ojo en toda la noche. Los sacos de dormir eran papel de fumar, así que nos metimos con los zapatos puestos para calentar algo los pies.

A la mañana siguiente nos dimos cuenta de que estábamos al pié de La Alcazaba. Al menos sabíamos ahora qué dirección tomar. A las ocho de la mañana nos reuníamos con los demás en la boca de Sima Honda.

Sobre las 10 de la mañana –el equipo de punta- en la jerga que se empleaba entonces – estaba preparado para entrar a la cavidad… Lo componíamos Antonio Gil, mi hermano Manolo y yo. Bajó en primer lugar Antonio Gil hasta una rampa donde esperó a que yo bajase y por último lo hizo mi hermano . A continuación nos hicieron llegar un macuto con material para continuar la exploración. Proseguimos el descenso por un pozo de unos 30 metros. La escala bajaba pegada a la pared, lo que hacía más incómodo el descenso. Para hacer pié en la segunda rampa tuvimos que imprimir a la escala un balanceo hacia la izquierda. La rampa tenía tal acumulación de piedras sueltas que continuamente rodaban hacia el abismo produciendo un ruido atronador.

Mi hermano desde la primera rampa nos pasó el material para instalar la bajada del siguiente pozo que se adivinaba de impresionantes características. Clavamos tres clavijas para el anclaje de la escala de 40 metros que nos quedaba.. Antonio empezó el descenso pero al poco se dio cuenta de que el pozo era mucho más profundo y la escala insuficiente para su descenso.

No podíamos continuar. Aparte de la escasez de material, la rampa en que nos encontrábamos estaba llena de piedras sueltas que continuamente caían hacia las profundidades. Con gran desilusión tuvimos que emprender el regreso hacia la superficie. A las trece horas del mediodia salió al exterior el último de nosotros, que fue Antonio Gil.

Regresamos a Málaga con la sensación de que habíamos comenzado la exploración de una gran sima. En cierto modo fue así: Sima Honda resultó tener un único pozo de –137 metros de profundidad, sin posibilidad de continuación.

Pero la sorpresa nos estaba esperando en ese pequeño boquete bautizado como Sima GESM el dia anterior. Pero nosotros aún no lo sabíamos.

3 comentarios:

Pilar dijo...

Me vas a decir que para vosotros el bajar esos metros no es una hazaña, pero para mí ya el leerlo me estaba producíendo vértigo.

Palmeral dijo...

EL Grupo GEMA es uno de los pioneros malagueños en espeleología. Empezamos en 1964

http://gemamalaga.blogspot.com/2010/12/breve-resumen-de-la-creacion-del-grupo.html

Palmeral dijo...

Fotos del Grupo GEMA de espeleología de Málaga

http://palmeral-pensamientos.blogspot.com/2009/08/cinco-excursiones-espeleologicas.html