jueves, 6 de marzo de 2008

Prácticas rappel en Monte Coronado (1.971)


En esta foto vemos a mi hermano Manolo Wallace descendiendo mediante el rappel conocido como sistema Comici ó Italiano. En él la cuerda pasa a través de un mosquetón sujeto con una baga a uno ó a los dos muslos (en este caso a uno), y después sube por un hombro, cruza la espalda y controlas con la mano del brazo contrario la velocidad de descenso.

Excuso es decir que es un sistema de descenso muy rápido, en el cual sufre una fuerte fricción tu propia espalda .Es tu cuerpo el que actúa como freno, así que todos teníamos los jerseys quemados con el rastro de algún descenso más rápido de la cuenta.

La palabra rappel procede de la francesa “llamada”. Ellos la aplicaron en escalada a la colocación de una cuerda doble en un punto de apoyo. Era una cuerda que se utilizaba para el descenso y luego se podía recuperar tirando de uno de sus cabos. De ahí pasó a denominarse así a todos los sistemas que utlizan la cuerda para descender.

El primer sistema de rappel fue el llamado “Dülfer” –por el nombre del que lo divulgó- y consistía en pasar la cuerda directamente por debajo de una pierna, luego subir al hombro contrario y cruzar la espalda para sujetar la cuerda con el otro brazo. Aquí la fricción era doble: la pierna y la espalda.

Así que nosotros estábamos contentos del avance que se había conseguido con el uso del mosquetón.

Los consejos que se daban para bajar con este rappel eran los siguientes: “Descender manteniendo el torso en ángulo recto con las piernas, y éstas muy abiertas para no girar sobre uno mismo...no tener ropa suelta cerca de la cintura, pues se podría enredar con la cuerda e introducirse en el mosquetón produciendo atascos difíciles de solucionar. Con la mano superior no se hará ninguna fuerza, sino sólo servirá para mantener el equilibrio, y con la mano inferior se hará rozar más o menos fuerte la cuerda contra el cuerpo, según la rapidez con que se quiera frenar...”

...Un año después conoceríamos los descendedores Petlz, de la mano del Grupo de Espeleología Estándar Eléctrica de Madrid.

Aunque guardo con mucho cariño mi jersey quemado por los ráppels de esa época, puedo asegurar que hoy sólo me gusta verlo en las fotografias!.


Foto: realizada por Loreto Wallace

4 comentarios:

Rafael Goedhart-Moreno dijo...

Saludos desde Holanda, aqui donde nieve en este momento..... :(

Rafael

siroco dijo...

Me declaro admirador de la creadora de éste especializado, y entrañable blog. Las fotos me parecen de una calidad extraordinaria. Y me siento también sfectivamente unido a la espeleología, pues en mi memoria (como dice Gabo la vida no es lo que se vive sino lo que se recuerda, y como se recuerda para contarlo)mis años de niño están cubiertos de aventuras en cuevas de Motril, ...¡qué tiempos!

Manuel Wallace Moreno dijo...

La verdad es que esa técnica era la leche; en la pared no iba mal, pero en aéreo era más puñetera. Pero era la que había entonces y la verdad es que la utilizamos mucho

Anónimo dijo...

Hola lo primero felicitarte por esta pagina me trae nostalgicos recuerdos.
En efecto esta tecnica de descenso era algo puñetera, pero para descensos cortos funcionaba muy bien.