viernes, 16 de enero de 2015

Desmontando la Cueva del Refugio (12 Junio del 2014)

La Sierra de Mijas


Dentro del término municipal de Alhaurin el Grande, en la cara Norte de la Sierra de Mijas, después de subir un abrupto y empinado cortafuegos, llegaremos a la entrada de la Cueva del Refugio, pequeña cavidad que tambien es conocida como Cueva del Moñiga.
El Moñiga debió de ser algún cabrero que utilizó la sala de entrada para refugio en tiempo de lluvia, y seguramente pernoctó en ella más de algún día. Tiempos difíciles, de penuria y hambre, en el que se trabajaba para comer y poco más.
Topografia del grupo Mainake
Durante mucho tiempo sólo se conoció la sala de entrada, con espeleotemas en estado fósil y de escasa belleza.
Pero, no hace muchos años, se subió una estrecha chimenea, y tras ella, pasando una estrechura, se abria un pequeño pozo, que se descendió por una colada estalagmitica. De esa manera se tuvo acceso a la parte más interesante de la cavidad: una sala con espeleotemas de excepcional belleza.

Estrecha chimenea por la que se accede a la zona de los espeleotemas.
Sala de los Espeleotemas
Hace un par de años Jose Marin del Grupo de Montaña,  me dio a conocer esta cavidad. Subimos acompañados por otros colegas, y fotografiamos la sala.  La facilidad de acceso, su situación tan cercana a Málaga, y el poco material necesario –una cuerda de 15 metros es suficiente-, hizo que varias veces volviera a la cavidad, unas veces sola y otras acompañada, para seguir sacando fotografías.
Esta vez quise que la conociera mi hija Rocio y mi nieta Paula. Y allí nos dirigimos las tres.  El calor del dia hizo algo dura la subida del cortafuegos, pero al fin nos encontramos en la boca de la cavidad poniéndonos el equipo.
Pronto estuvimos en la sala dispuestas a empezar con las fotografías.
Lo primero que observamos fueron un par de estalactitas cortadas y puestas en un pequeño gour seco que se haya al pie de una colada nada más bajar por la cuerda a la sala.  No recordaba que hubieran estado allí antes, así que miré más atentamente y observé en las paredes algunos descascarillados de los que se producen con una herramienta dura.
Subimos la rampa que dá a la zona donde se hallan las preciosas formaciones de esta cavidad… y nos quedamos aturdidas al ver la destrucción que se había llevado allí a cabo ¡.
Estado del grupo de estalagmitas
Trozos de estalagmitas por todas partes. Bonito ejemplo para las jóvenes generaciones!
Antes de ser arrasado.
Y este es el mismo grupo de estalagmitas meses antes.
 
El conjunto de estalagmitas que se hallan agrupadas en el centro de la sala presentaban un aspecto desolador:  algunos desalmados se habían dedicado a romperlas, no importa el tamaño que tuvieran, por lo que debían haber ido con martillos y cincel para poder llevar a cabo su tarea.
Pocos sitios habían escapado a la destrucción. Observamos que en sitios algo escondidos habían colocado agrupados los trozos de espeleotemas, seguramente con la intención de llevárselos mas adelante. Seguramente que el botin era muy pesado para poder sacarlo todo de una vez.
Hicimos algunas fotos para que podais apreciar la devastación. Lo que la Naturaleza tardó siglos en construir el hombre lo ha destruido en pocas horas.
Otro rincon de la cavidad meses antes.

El mismo sitio despues de pasar los vándalos.
Esta es una cueva de fácil acceso, en la que con una simple cuerda de pocos metros se puede acceder a esta sala sin necesidad de equipo de progresión
Con toda probabilidad es que la rotura de estas formaciones ha sido para venderlas a particulares ó como adornos en tiendas de minerales. Deberia haber alguna ley que proteja de estos vandalismos, y las tiendas que compraran estas piezas incurrieran en un delito de destrucción del patrimonio natural.
Hace falta un buen martillo para romper esto.
Trozos de espeleotemas preparados para llevárselos.
Más zonas destruidas a golpe de martillo.
Alguna solución debe de haber. Lo que no podemos es quedarnos de brazos cruzados, somos espeleólogos, es nuestro deporte, y estos hechos nos perjudican a nosotros ya que muchas veces nos ponen en el punto de mira de estos actos. Sin embargo yo creo, que la facilidad de acceso de estas cuevas y la abundante información que hay sobre ellas facilitan la tarea a estos vándalos, que no tienen por qué ser “espeleólogos”, entendiendo por tales a los que se dedican a la “exploración y estudio de las cavidades”, nó a los que se dedican al turismo de aventura o a la destrucción sistemática del mundo subterráneo.
Esta imagen ya no la volveremos a ver...
Parece que molestaba tanta belleza en esta cueva y se han dedicado a desmontarla. Estas fotos del “antes” y el “después”, os pondrán en situación de lo ocurrido, pero en este caso, una imagen no vale por mil palabras: falta verlo in situ para sentirlo también en el corazón.!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora sí, ya me ha costado. a ver si te prodigas más en el blog, que merece la pena, me gusta.

Carlos baiget zarco dijo...

Hola Loreto, soy Carlos Baiget y me he llevado una alegria enorme al ver tu entrada sobre piscarciano.
Andaba buscando información para componer un post con esa salida y me ha encantado leer tu entrada.
te sigo desde ahora y si quieres visitar mi blog , la direccion es http://movermemientraspueda.blogspot.com.es/
Un abrazo muy fuerte.

Carlos baiget zarco dijo...

Que pena y que desgracia que la ignorancia este tan extendida, con los miles de años que ha costado edificar tanta belleza y en un segundo de barbarie destruidas.