miércoles, 6 de marzo de 2013

LA CUEVA DE LA ARAÑA (3 Marzo 2013)



Los objetivos de la salida era comenzar con el trabajo fotográfico en esta bella cavidad. Las participantes: Pilar Becerra Rubio, Loreto Wallace Moreno y Carmen Rodriguez Caña. ( del Ges de la Sem).
La Sierra de la Camorra se encuentra al Norte de la ciudad de Antequera,  ya lindando con la provincia de Sevilla. Se trata de una pequeña sierra cuya altitud máxima es de 798 m.s.n.m., con una extensión de 8 kilómetros cuadrados, presentando un relieve redondeado y suave, cubierto por una espesa vegetación de matorral mediterráneo y monte bajo.  Ello hace difícil localizar los emplazamientos de las distintas bocas de sus cavidades. En su zona baja se han realizado repoblamiento con pinos, y en sus campos imperan los cultivos de olivos.
Esta sierra se enclava en la denominada Cordillera Bética, en sus Zonas Externas. Presenta un  buzamiento hacia el NO, y sus materiales lo conforman calizas y dolomías del Jurásico. Por su situación privilegiada, si subimos a su punto más alto podríamos contemplar cinco provincias: Cadiz, cordoba, Granada, Málaga y Sevilla. Por supuesto, esto es posible en días de buena visibilidad.
El clima lo podríamos encuadrar en semiárido –lo cual es extensivo a muchas sierras de nuestra provincia- con temperaturas calurosas en verano e inviernos fríos. Su temperatura media es de 16º C.
Habitada desde la Prehistoria, se han encontrado restos arqueológicos en varias cavidades, en las cuevas de Las Goteras, de la Higuera, ect. así como las pinturas rupestres esquemáticas rojas del Abrigo de los Porqueros, que fueron estudiadas por el abate Breuil en 1915. Otras cavidades interesantes por sus formaciones o desarrollo son la Sima Bego, Sima Soldado, Cueva de los Organos, ó Cueva de la Araña, entre otras.  A ésta última es adonde encaminamos nuestros pasos para comenzar el trabajo fotográfico de la cavidad.
Memoria de la Actividad:
Partimos de Málaga en mi coche a las 9 de la mañana. Después de un buen desayuno en Casabermeja, seguimos hacia la sierra ya sin detenernos. Una vez llegadas a Mollina, seguimos por la carretera comarcal que bordea la sierra por su lado norte y que lleva al pueblo de Alameda.  Cuando divisamos una cantera, a mano derecha encontramos un camino entre olivos, con una señal de stop. Por ahí debemos entrar.  Al llegar a una cancela verde estacionamos el coche, porque a partir de ahí seguiremos a pie.

                                                Torca de El Corralón.

Para llegar a la cueva hay que ir subiendo en  dirección hacia El Corralón, una gran Torca de hundimiento llamada asi porque antes se utilizaba para guardar el ganado de los cortijos vecinos. 

Es un lugar donde se hacen prácticas de rapell en sus paredes, estando instalados spits y parabolts en diferentes sitios.  Lo bordeamos por su lado derecho, conforme subimos, y siguiendo a media ladera, cuando damos vista a la cantera, en un pequeño clarete se abre la cavidad.  Al tratarse de un pequeño pozo de entrada, oculto entre rocas y vegetación, es difícil de localizar si no conocemos su emplazamiento. 

Una vez llegadas a la boca de la sima, Carmen procedió a instalar el pequeño pozo, mientras yo preparaba mi equipo fotográfico.
Descripcion de la cavidad:
El pozo de entrada tiene unos seis metros de profundidad, desembocando en una amplia sala con una gruesa columna.  La luz del exterior inunda la primera parte de esta sala, pudiendo observarse diferentes especies de musgos, líquenes y vegetación propia de la semipenumbra. 

La continuación se hace a través de una rampa bastante inclinada que nos lleva a una primera sala llamada de La Capilla, en la cual abundan las formaciones de gran belleza. Es rara la pared o el techo que se halla libre de recubrimiento parietal.  
                                       Sala de entrada iluminada en parte con la luz del exterior.

A la siguiente sala, la más amplia de la cavidad, y denominada de La Inmensidad, se accede a través de un gran balcón que se destrepa con facilidad.  En ella abundan  las formaciones de todo tipo: banderas, coladas, maravillosas columnas de gran tamaño, huevos fritos, etc. etc.  La blancura de muchas de ellas hace difícil la fotografía, ya que es muy fácil quemar los blancos.
Pudimos observar numerosas estalactitas partidas, con sus anillos de crecimiento perfectamente visibles, y que posteriormente se ha iniciado un proceso reconstructivo, teniendo muchas de ellas pequeñas fistulosas blancas y transparentes, alcanzando en algunos casos más de 20 cms. de longitud.  Estas roturas han sido por causas naturales, seguramente un movimiento sísmico que hizo también que se derrumbaran bloques del techo. Estos bloques, algunos de gran tamaño, presentan sus formaciones en sentido horizontal, debido a la posición en que descansan en el suelo, y el posterior proceso reconstructivo, hace que las acompañen otras que crecen en el sentido de la gravedad. 

La cueva presenta abundante goteo, lo cual es lógico si tenemos en cuenta las abundantes lluvias de este invierno, y la proximidad de la cavidad con el exterior.
Observamos algunos grafittis de los visitantes aspirantes a quedar inmortalizados, y en el caso de uno de ellos creo que lo ha conseguido, ya que, si es auténtico, está firmado en grandes letras negras por el dúo Sevillano y Palomo con dos fechas: la primera se remonta a 1.935, y la segunda a 1.938.  



En el fondo de la cueva, subiendo una colada, han instalado tres pequeños belenes, con su portal de belén, sus ovejitas, sus pastores, y todas las demás figuritas propias de ellos. No es que quede feo, porque están bastante ocultos entre las formaciones, pero personalmente no dejan de chocarme estas apariciones en el medio subterráneo. Esperemos que no sigan poniendo más y con estos tres se den por satisfechos quienes son partidarios. 

Empezamos a fotografiar en la Sala de la Capilla, y después hicimos algunas fotos tomandolas desde el balcón hacia la Inmensidad. Algunos problemas técnicos me han hecho no quedar satisfecha del resultado, aunque esto no me ha extrañado, ya que lo que pretendía en esta salida era una primera toma de contacto con la cueva. En esta memoria veis algunas de las realizadas. Se puede observar el potencial que tiene esta pequeña cavidad, una joya escondida en la Sierra de la Camorra. 
    

Como quería hacer algunas fotos en el pozo de entrada, regresamos hacia allí y aprovechamos para descender una rampa que al entrar no habíamos recorrido. Esta rampa termina en un pequeño salto de 2 metros. aproximadamente dando acceso a una salita de bajo techo inclinado y suelo descendente que se colmata por un abundante relleno arcilloso. Seguramente, con lluvias mas abundantes se formará un pequeño laguito residual.

En la zona de entrada, sobre todo en la rampas iniciales, abundan en sus paredes las arañas, algunas de la especie Meta bourneti, pero me pareció ver también otras de diferente especie. En la próxima visita las fotografiaré para poder catalogarlas. Dan justificación al nombre de esta cueva.

 También encontramos una rana que seguramente habría caído desde el exterior, pero que con la abundante comida que aquí tiene, no creo que eche en falta mucho el mundo de ahí arriba. 

Hicimos varias fotos saliendo del pozo, y una vez las tres fuera de la cueva, nos sentamos a tomarnos los bocadillos, porque ya el hambre se hacía notar.

Después de la foto de rigor de las tres participantes, emprendimos el regreso realizando el track del camino a la cueva. En el Corralón nos encontramos con una excursión de un grupo familia que nos habló de diferentes cuevas en la sierra, pero todas conocidas por nosotras.


                                                  Regreso entre los campos de olivos.
 
Pronto regresaremos para realizar más fotos a esta bella cavidad.

Loreto, marzo 2013

Regreso a la cueva el 10 de Marzo :
Una semana más tarde, y a falta de otra cosa por hacer, me decidí a ultima hora a partir de nuevo a esta sima para continuar fotografiando. Una fuerte tormenta se desataba sobre la zona de Antequera y de la Sierra de Mollina, pero pude entrar por el camino terrizo entre olivos hasta el lugar donde habitualmente se deja el coche. De esta manera comprobé que a pesar de la lluvia, este camino es transitable. 
Por suerte dejó de llover en el momento en que emprendí la subida hacia la sima. Al principio se cruza un campo de olivos y nos adentramos en un pequeño bosquete de pinos.

Más adelante se llega a la torca de hundimiento El Corralón, con sus altas paredes. 

A una media de hora de tranquila subida, llego a la boca de la sima y me preparo para entrar.



  Durante unas horas estuve realizando fotos en diferentes zonas de la cavidad. Aquí pongo algunas de ellas. 


Ejemplar de Meta bournetti





Asomada a la Sala de la Inmensidad.

 
Rincones de gran belleza












Desde la sima se vé el pueblo de Alameda.



  • Una fuerte granizada me sorprendió bajando hacia el coche, asi que tuve que guardar la camara fotografica y olvidarme de hacer más fotos. Al coche llegué empapada y llena de barro, asi que lo primero que hice al llegar a Malaga fue irme a una gasolinera a lavar coche, equipo, y no me metí yo bajo la manguera porque el agua salía a presión!



3 comentarios:

aurora dijo...

Felicitar a la autora de estas memorias en las que el "no iniciado" en estos temas puede aprender y obtener una amplia visión de todos los temas, pues todos son tratados de forma sencilla a la par que magistral.

Espeleonosotrosdos dijo...

Como siempre está genial. Me ha gustado mucho.

manololopez66 dijo...

hola Loreto,soy un aficionado a la espeleología que está empezando en este mundo y me ha gustado mucho tus reportajes.Me haría mucha ilusion poder conseguir el track de la ruta de la cueva de la araña,la cual he intentado buscarla varias veces sin conseguirlo,si pudiedas mandarmelo por correo seria genial.En mi blog
http://manololopez66.blogspot.com.es/ veras que he visitado varias cuevas y soy muy respetuoso con ellas.Gracias y un saludo
mi correo:manuel_lopez2003@msn.com